Ssaf Desafío definió a sus seleccionadas del track mujeres

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Ssaf Desafío de Fomento Biobío, adjudicado por la Universidad de Concepción a través de su Plataforma de Emprendimientos Tecnológicos, IncubaUdeC, cuenta con un fondo de 218 millones de pesos para su ejecución.

Se dieron a conocer a las ocho participantes del concurso Level Up, Ssaf Desafío que pasarán a la segunda fase para la adjudicación del fondo de 12 millones de pesos. En la instancia, las 20 preseleccionadas defendieron sus proyectos en un pitch de tres minutos frente a un jurado compuesto por expertos de distintas aéreas, entre ellos IncubaUdeC y Corfo.

Esta competencia se enmarca en el concurso Level Up, Ssaf Desafío de Fomento Biobío, adjudicado por IncubaUdeC, el cual busca apoyar a emprendedores con ideas de negocio en los tracks Mujeres y Logística. El primero tiene la finalidad de potenciar proyectos liderados por mujeres en el área de Industrias Creativas, Biotecnología y TICs.

Las 20 preseleccionadas, participaron del proceso de formación a cargo de la Institución Girls In Tech e implementado por la Academia Ada Lovelace. Este periodo tuvo la finalidad de fortalecer los proyectos y generar un vínculo con la industria que permitiera la proyección de los emprendimientos antes de la defensa para adjudicación de fondos.

“Los proyectos seleccionados se presentarán ante el comité de emprendimiento de Corfo, donde accederán a un cofinanciamiento de 12 millones de pesos para el desarrollo de sus prototipos. Como Incubadora, lo que más nos interesa es potenciar el emprendimiento femenino en la región, por lo que los 12 proyectos que no fueron seleccionados seguirán acompañados por IncubaUdeC, trabajando principalmente en la búsqueda de nuevas líneas de financiamiento”, indicó Emilio Hernández, Coordinador del concurso Level Up.

Por su parte, la organización co-ejecutora comenta que “las emprendedoras de la región del Biobío han sobrepasado nuestras expectativas y vemos gran potencial en los proyectos seleccionados y sus fundadoras. Nos alegra ver una primera generación preparada para desarrollarse en el ecosistema emprendedor regional y nacional, lo que nos motiva a seguir implementando la Academia en esta Región y muchas otras”, Maitetxu Larraechea, Directora Girls in Tech Chile.

Las ganadoras:

Viviana Delgado: Química, creadora de Cheten, Bioimpregnante de madera 100% orgánico, desarrollado a través de desechos de la industria pesquera. Cheten, mezcla lo orgánico con la nanotecnología para crear un producto no tóxico, eficiente y accesible.

Carolina Barriga: Bióloga Marina, su proyecto es Werkénvac una vacuna oral basada en nano partículas de ARN auto replicables, la que será utilizada contra la Septicemia Rickettsial Salmonídea.

Carla Lobos: Ingeniera comercial, fundadora de SuperDT, motor gráfico que combina mecánicas de gestión de tiempo y recursos + IDLE (juego incremental) + sports. Este motor permitirá generar una variedad de prototipos de distintas disciplinas deportivas.

Astrid Gudenschwager: Candidata a Doctora en Biología, su idea de negocio es Ponpóm, producto que busca resaltar las propiedades bioactivas de un musgo endémico altamente comercial en el área de la agricultura.

Luisa Saavedra: Bióloga Marina, es la fundadora de EduKhace, plataforma que ofrece un catálogo de servicios presenciales de actividades de aprendizaje entretenido en distintas áreas del saber y enmarcadas en la malla curricular.

Kimberly Sánchez: Tecnóloga Médica, es la fundadora de Óvulo Prebiótico. Este producto busca combatir la Helicobacter pylori en levaduras de origen vaginal, enfocándose en la búsqueda de soluciones para el área de la salud femenina.

Ana Araneda: Bióloga y Doctora en Ciencias Ambientales, es la fundadora de Vermiwet, una fusión de dos tecnologías que juntas crean un sistema de tratamiento de aguas residuales de humedales para que estas puedan ser reutilizadas.

Marisel Mataluna: Magíster en Informática Educativa, es la fundadora de Malbock, un video juego tipo puzzle para niños y adolescentes que desarrolla el pensamiento computacional, lógico y de resolución de problemas, con el objetivo de preparados para la programación.

Fuente: Agencia

Share.