Nombres de empresa: consejos para elegir el correcto

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Todo emprendedor busca marcar la diferencia, buscado nombres de empresa novedosos o acordes a su estilo.  Aquí te dejamos unos breves consejos a considerar a la hora de tomar esa difícil pero importante decisión.

Crear el nombre para tu empresa, marca o producto puede generar un tremendo dolor de cabeza. Sin embargo ese sacrificio de darle y darle vueltas puede convertirse en tu caballo de batalla y por lo mismo requiere de mucha atención, si aún estás a tiempo de hacerlo.

No sólo debes preocuparte desde el lado creativo, sino que siempre pensando en su futuro uso para toda tu estrategia de negocio. Debes pensar en un nombre que no sólo suene llamativo, sino que logre quedarse, fácilmente, en la memoria de ese target que quieres cautivar.

Busca nombres de empresa simples de recordar. Hazte un listado y puedes ir descartando o pidiendo opinión a tus cercanos. Evita palabras compuestas o todas aquellas difíciles de pronunciar. Dile adiós a nombres que, por ejemplo, tuvieses que deletrear en una llamada telefónica.

Si es posible, intenta englobar tu rubro o target en ese nombre. Eso no sólo ayudará a que tus prospectos adivinen fácilmente de qué se trata tu negocio, sino que será de gran aporte si se te ocurre trabajar en el posicionamiento de tu web. El nombre dará luces a los buscadores sobre la temática de tu sitio, el que puedes ir complementando con contenido adhoc y de calidad para aparecer en las búsquedas orgánicas.

Evita nombres de empresa que puedan ser escritos mal ortográficamente. También procura informarte un poco sobre el significado de esa palabra en otros países, para no generar malos entendidos.

Finalmente, antes de dar vuelo a tu nuevo nombre, verifica que no exista en los registros de Nic.cl (registros de dominio .CL). Revisa también su disponibilidad en los dominios .COM y principalmente en la INAPI organismo encargado de la administración y atención de los servicios de la propiedad industrial en Chile, con la finalidad de poder, a futuro, registrar tu marca,  sin que nadie pueda reclamarla.

Por Romina Vernon

Share.