Martín Kozak, Country Manager de InterSystems

Martín Kozak, Country Manager de InterSystems

 Potenciar la competitividad, mejorar la sustentabilidad y automatizar los procesos productivos, son algunos de los desafíos que enfrenta el sector minero día a día, industria que progresivamente busca en la tecnología soluciones para sus retos.

Durante el 2018 Chile logró producir cerca de 5,6 millones de toneladas de cobre, un 5,2% de crecimiento, muy dispar al 1% que prevé la Sociedad Nacional de Minería (Sonami) en la industria para este año. Frente a este escenario de altibajos de la última década, la minería cada vez está apostando más por la eficiencia a la hora de trabajar.

Según la Comisión Chilena del Cobre (Cochilco) y el Ministerio de Minería, en los próximos 20 años, el país invertirá cerca de 100 mil millones de dólares en la compra de tecnologías para optimizar los rendimientos de la industria. Una cifra importante, pero si la comparamos con otros competidores del sector, estamos lejos. Es el caso de Australia, que aporta cerca de $3,5 billones de dólares para investigación, desarrollo e innovación en la minera al año.

Desde hace un tiempo, esta industria ha estado incorporando tecnologías como Big Data, Machine Learning, Cloud Computing, Inteligencia Artificial y Deep Learning, para hacerle frente a los constantes desafíos del sector, los que se han diversificado. Faenas lejos de las ciudades, una logística delicada y complicada, además de desafíos en la extracción de la materia prima, son algunos de los retos a diarios de la minería.

La revolución de los datos a nivel global está optimizando recursos de la industria, y en Chile están potenciando una mayor eficiencia administrativa de los recursos sobre la logística, la compra de insumos, la performance de los operarios, el estado de la maquinaria, la continuidad de las operaciones e incluso la posibilidad de anticiparse a posibles fluctuaciones de los mercados de metales. Todo esto lo logran predecir gracias a plataformas inteligentes de gestión de datos, que asimismo integran, cruzan, analizan y transforman la información en decisiones en tiempo real.

El manejo adecuado de datos está dando la posibilidad a organizaciones mineras de que puedan llegar a controlar procesos impensados hace 15 años atrás, logrando así una optimización eficiente e inteligente de la cadena productiva, además de una baja importante en los costos operativos.

Si hace 50 años la eficiencia en el sector se medía por tener más trabajadores en faenas, hoy el concepto cambió radicalmente gracias a la llegada de la automatización. En 2009, el Foro Económico Mundial vaticinó que la sistematización de las operaciones y el análisis de variables de producción en tiempo real, serían los principales drivers tecnológicos de la minería hacia 2030. Y no se equivocó.

Hoy, el rol minero en la economía es clave, ya que aporta el 10% del PIB del país, por lo que apostar por una administración eficaz de datos es indispensable para el desarrollo de la productividad en el sector. En este sentido, la Transformación Digital y la inversión en el uso de nuevas tecnologías y soluciones no es una primicia, sino que un deber.

Share.