Espacios de trabajo: adiós a la oficina tradicional

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Cada vez los espacios de trabajo están tomando más importancia, ya no solo se trata de un escritorio equipado con computador, documentos y otros objetos de oficina que sean funcionales, sino que hoy la tendencia demuestra que los millennials buscan en estos lugares buscan comodidad, funcionalidad e inspiración.

Esta necesidad fue recogida por los coworks, espacios que ofrece un ambiente grato para aquellos que trabajan de manera freelance, ¿pero qué ocurre con los que están dentro de una oficina o un puesto de trabajo tradicional? Paulatinamente distintas empresas han ido adaptando sus espacios y muchas incluso, rompen esquemas cuando se trata de diseños.

Un buen ejemplo de esto son las oficinas de Google en distintas sedes, las que destacan por ir siempre a la vanguardia. Escritorios que se alejan del modelo tradicional, espacios para dormir siesta, pequeñas salas con tocadiscos, casinos con comida saludable, son solo algunas de las características que hacen de esta compañía una de las más premiada cada año.

Google Japón

Google Inglaterra

Goole San Francisco (EE.UU)

Google Chile

 

Pero estos diseños no son un capricho o una nueva moda sin sentido, la gerenta general  Contract Workplaces Carolina Pérez,  explica que existe una relación directa en cómo las personas se involucran con su lugar de trabajo. “Este espacio no sólo es el lugar donde se desarrollan las tareas, sino que también posee una importante carga simbólica que influye sobre la propia identidad de los trabajadores, definirá su sentido de pertenencia y el compromiso que asuman con la compañía”, detalla la arquitecta.

Dentro de esta misma línea, una investigadora canadiense y experta en sicología ambiental Jacqueline Vischer, destaca tres aspectos claves a considerar cuando se trata diseñar una oficina:

 

  1. Confort físico: relacionado con aspectos como la iluminación, los niveles de ruido, la temperatura, etc.
  2. Confort funcional: espacios adecuados para que la gente pueda hacer su trabajo. Equipamiento y ergonomía para crear ambientes funcionales.
  3. Confort psicológico: es el más importante y difícil de lograr. Está relacionado con el bienestar, el compromiso y el sentido de pertenencia. Vincula los aspectos psicosociales del trabajador con el diseño y la gestión del espacio de trabajo a través de la territorialidad, la privacidad y el control del entorno.

 

 

 

 

 

Share.