La realidad supera la ficción.  Este es un termino pronunciado por muchos, pero sin duda este descubrimiento nos debe hacer reflexionar, pues por  primera vez se ha revelado la existencia de partículas micro plásticas en las placentas de los bebés que están por nacer.

Ya en 2018 los micro plásticos  habían sido detectadas en el cuerpo humano,  a través de una investigación realizada por la Agencia Federal de Medio Ambiente de Austria y la Universidad de Medicina de Viena, se descubrieron micro plásticos en las ocho personas que participaron, procedentes de diversos países de Europa, Japón y Rusia.

En dicha investigación los participantes, cinco mujeres y tres hombres de entre 33 y 65 años, escribieron un diario sobre su alimentación durante una semana y luego donaron una muestra de heces.

Según explicaron los autores del estudio ante la Unión Europea de Gastroenterologia (UEG), todos los participantes del experimento habían alimentos o bebidas envasados en plástico y la mayoría de ellos tomaron pescado o mariscos, pero nadie se alimentó exclusivamente con una dieta vegetariana.

Si bien todavía se desconoce el impacto real que tienen los micro plásticos en la salud de las personas, esto ha tomado revuelos impensados con el descubrimiento que  este tipo de partículas ya han sido encontradas en placentas humanas.

Las partículas de plástico se encontraron en la placenta de cuatro mujeres sanas que tuvieron embarazos y partos normales. Los micro plásticos se detectaron tanto en el lado fetal como el materno de la placenta y la membrana dentro de la cual se desarrolla el feto.

Todas las partículas analizadas eran plásticos que habían sido teñidos de azul, rojo, naranja, o rosa, y pueden provenir originalmente de envases, pinturas o cosméticos que vienen con los productos de cuidado personal.

Su tamaño promedio era de 10 micrones (0,01 mm), es decir, lo suficientemente pequeños como para ser transportados en el torrente sanguíneo. Es posible que los microplástios hayan entrado al cuerpo de los bebés, pero los investigadores no pudieron evaluar esto.

Según menciona TheGuardian.com “Es como tener un bebé cyborg: ya no está compuesto solo de células humanas, sino de una mezcla de entidades biológicas e inorgánicas”, dijo Antonio Ragusa, director de obstetricia y ginecología del hospital San Giovanni Calibita Fatebenefratelli, en Roma, y quien dirigió el estudio. 

Los efectos potenciales de los microplásticos en los fetos incluyen un crecimiento fetal reducido, dijeron. Las partículas no se encontraron en las placentas de otras dos mujeres del estudio, lo que puede ser el resultado de una fisiología, dieta o estilo de vida diferente, dijeron los científicos.

El estudio fue publicado por la revista Environment International y concluye que debido al papel de la placenta en el apoyo al desarrollo del feto y al actuar como interfaz con el entorno externo, la presencia de partículas plásticas potencialmente dañinas es una cuestión gran preocupación.

En nuestra vida cotidiana los micro plásticos son casi imposibles de evitar, pues por efectos de la contaminación están en todas partes del planeta, desde la cima de las montañas más altas hasta lo más profundo en los océanos.  Sabemos que las personas consumimos estas partículas en los alimentos, en el agua y en el aire, pero los efectos reales y concretos que producen en nuestro cuerpo aún no han sido evaluados.

Logo Networker

Si bien todos formamos parte del círculo vicioso del plástico, podemos tomar conciencia de tratar de erradicarlo con acciones simples como el hecho de reciclar. Ahora decides tu como puedes aportar, incluso un acción es difundir este tipo de contenido para generar conciencia.

#EquipoNetworker.

Comentanos Facebook
Share.

Leave A Reply