El derecho al olvido en  Chile

Recientemente, el Parlamento de la Unión Europea reguló dentro de sus fronteras el llamado ‘”, que hace referencia al derecho de sus habitantes a obligar a los proveedores de Internet a que borren sus datos si así lo expresan manifiestamente. Pero, ¿qué sucede en Chile? ¿Pueden los chilenos presumir de una medida similar? Vamos a verlo.

En Chile también existe el derecho al olvido… pero de otra forma

La frase “Internet solo olvida en Europa” que todos hemos escuchado recientemente en muchos medios es falsa. ¿El motivo? Aunque se piense que en un país como Chile no existe el derecho al olvido, lo cierto es que la legislación vigente sí que lo recoge. Sin embargo, tal y como cuentan desde la Fundación Datos ProtegidosFundación Datos Protegidos, se le llamada de otra manera.

En concreto, ese organismo hace referencia al derecho a la supresión de los datos que, a la vez, se engloba dentro del derecho a la protección de los datos personales. El año pasado, el Senado aprobó por amplia mayoría modificar la legislación vigente para que pasase a ser un derecho constitucional. De este modo, cualquier persona que descubra que, al introducir su nombre en un buscador, se muestren datos personales relacionados con él, tiene el derecho a pedir su desindexación o supresión a los administradores del buscador o de la web en cuestión.

Partamos de la base de que desindexar y borrar no es lo mismo. El primer término no elimina la información relacionada con cualquier sujeto. Simplemente obliga a los buscadores web a no usarla en sus rankings de búsqueda, de modo que queda prácticamente inaccesible a los usuarios. Sin embargo, si alguien accede a la página web que la contiene directamente, sí podría verla si no ha sido suprimida.

Sin duda, este es uno de los mayores avances del país chileno en materia de privacidad y seguridad online en los últimos años, por no decir que se trata del más importante. Sin embargo, tal y como demuestra la presencia de ciertos portales web, aún queda mucho camino que recorrer.

Los principales desafíos del derecho al olvido en Chile

Basta con hacer una simple búsqueda en Google para encontrar portales web que, tras introducir el nombre completo de una persona, proporciona información personal y confidencial sobre él y que carecen de sistemas de contacto para sus usuarios. Se trata de una clara violación de la legislación del país, pero difícilmente perseguible por el anonimato que ofrece Internet. Y cerrar el sitio tampoco es fácil ya que requiere de un proceso largo y complejo.

Sin embargo, también hay atisbos de esperanza. De hecho, estos no son nuevos. Por ejemplo, Jorge Abbott, actual fiscal, presentó una solicitud ante Google en el año 2012 para que “desindexase” su nombre y dejase de asociarlo a la palabra ‘corrupto’. Obviamente, los responsables del buscador se negaron, pero la Corte de Apelaciones de Chile le dio la razón. ¿El resultado? La compañía tuvo que atender su petición. Tras este ha habido otros muchos casos.

Share.