CUARTO INCENDIO AFECTA A CONSTRUCCIÓN DE LA GRAN 

Director ejecutivo de la institución, Felipe Mella, manifiestó su preocupación y realizará gestiones para evitar más daños en el futuro que afecten especialmente a vecinos, el barrio y a los trabajadores de seguridad.

Un cuarto incendio, esta vez de mayor intensidad  que los anteriores, sufrió la construcción de la segunda etapa de GAM ayer viernes 22 de noviembre. La obra, que es un proyecto del Ministerio de obras Públicas, fue vulnerada por  calle Villavicencio, donde una turba de personas entró. Allí se produjeron a lo largo de varias horas tres focos de incendio que fueron controlados por al menos 4 carros de diversas  compañías de bomberos de  la capital.

Además, lograron entrar nuevamente por Alameda a la construcción, rompiendo las mallas protectoras, destruyendo tableros eléctricos y robando materiales y herramientas del personal que ha intentado resguardar la zona.

El edificio de GAM como centro cultural, no sufrió daños. Se ha podido retomar lentamente la programación, en horarios resguardados con una cartelera específica  por el contexto social llamada Alameda Abierta gracias a la comunidad de artistas y del mundo cultural que ha querido ser partícipe. Hay obras de teatro, circo y música, exposiciones,  asambleas, cabildos y conversatorios para la ciudadanía.

“Afortunadamente se ha respetado nuestro actual espacio cultural, sin embargo, es lamentable lo que está sucediendo en la construcción de la segunda etapa porque pone en riesgo la actividad cultural que estamos desarrollando”, comenta el director ejecutivo de GAM, Felipe Mella.

GAM ha manifestado como centro cultural ser partícipes activos del Chile que se está reescribiendo y que rechaza las violaciones a los derechos humanos y las restricciones de libertad. Asimismo condena todo tipo de violencia, y hoy especialmente, a lo que está sucediendo en las inmediaciones y que tienen muy preocupados a los trabajadores, vecinos, públicos y artistas.

“Hemos hecho todas las solicitudes a la Municipalidad de Santiago y el Ministerio de Obras Públicas para que nos ayuden a prevenir nuevos y mayores daños a través de medidas específicas. De esta forma esperamos resguardar a las personas y al edificio que es un hito bicentenario. Además, nos preocupan específicamente los vecinos, el barrio y los trabajadores nocturnos que se sienten vulnerados”, agrega Felipe Mella.

 

Share.