Por qué crear una SPA

Gonzalo Saez - Networker-Saez y Compañia Abogados- emprendimientos-pymes

Gonzalo Sáez, Abogado- ¿Por qué Crear una SPA?

Actualmente, al momento de formalizar tus proyectos por medio de una figura societaria, los emprendedores mayormente se inclinan por constituir Sociedades por Acciones (SpA). Sin perjuicio de esto, aún hay muchos que han preferido otras figuras como es la Empresa Individual de Responsabilidad Limitada (EIRL) y la Sociedad de Responsabilidad Limitada (SRL).

Quienes se han inclinado por las SpA, en muchos casos no tienen claridad de las verdaderas ventajas de utilizar este tipo de sociedad, pero en general la misma norma de las SpA otorga una gran libertad para poder regular en los estatutos sociales los distintos aspectos de la sociedad, y en lo que no esté regulado en los estatutos y en la propia Ley de SpA, se remitirá a la norma aplicable a las Sociedades Anónimas (SA). En vista de lo anterior, y esta gran libertad que se permite en los estatutos sociales, les comentaré algunas de las ventajas de las SpA respecto de los otros tipos de sociedades.

VENTAJAS DE UNA SPA

Si bien las EIRL son sociedades que permiten un único socio, éstas tienen ciertas limitaciones que en muchos casos resultarán en no ser el vehículo adecuado para constituir una sociedad, siendo más recomendable una SpA, la que permite que haya uno o más accionistas. Esta situación se vuelve muy útil también en estructuras societarias como holding o filiales extranjeras, ya que no es necesario que otra sociedad participe de la filial o de la sociedad operativa para separar las unidades de negocio, pudiendo la matriz o la sociedad holding, ser el único accionista de la SpA.

No está limitada en cuanto al cambio de accionistas como en las SRL, que deben estar todos los socios de acuerdo, existiendo una libre transferencia de acciones, pero a su vez, permite que tanto en los estatutos o por pacto de accionistas se pueden establecer limitaciones a la libre transferencia de acciones, estableciendo derechos preferentes o otras condiciones. Incluso los socios pueden establecer condiciones o circunstancias en que los otros accionistas estarán obligados a vender sus acciones (Drag along).

En el caso de suscripción de acciones, se pueden establecer tiempos más holgados que en las SA para poder pagarlas, pero esto debe estar por estatuto. En cuanto a las acciones suscritas y no pagadas por los accionistas, estas no tienen derechos, a menos que los estatutos establezcan algo diferente, a diferencia de lo que ocurre en las SA donde las acciones suscritas y no pagadas, tienen derechos políticos y no derechos económicos. Debido a esto, mientras un accionista no haya pagado sus acciones, no tendrá derecho a voto en las Juntas.

Por otra parte, se puede establecer quiénes tendrán mínimo o máximo de capital accionario entre los socios, o distintas series de acciones con distintas características o derechos, como por ejemplo: acciones que no tengan derechos políticos y sólo tengan derechos económicos, series de acciones vinculadas a una unidad de negocio en particular, contabilidad separada para series de acciones que estén vinculadas a unidades de negocio distintas, y dividendos distintos para las distintas series de acciones.

Al ser una sociedad de capital, por regla general las decisiones (a nivel de socios no de administración) se tomarán en Junta de Accionistas, sin perjuicio de ellos, estando los accionistas (o el accionista) de acuerdo, podrá hacer las modificaciones que estime a los estatutos, sin necesidad de Junta, suscribiendo la respectiva escritura, lo que simplifica la realización de modificaciones a los estatutos frente a una SA. Por otra parte, en cuanto a la administración, las SpA se pueden administrar por un Directorio (como las SA), o por uno o más administradores (que pueden o no ser accionistas), modalidad que se deberá establecer en los estatutos. Esta flexibilidad en la forma de administrar permite que se ajuste a la composición de los socios y a la evolución que vaya teniendo la sociedad en el tiempo.

Hay una amplia flexibilidad para las Stock Option, a diferencia con lo que ocurre en las SA, que están reguladas y bien delimitadas.

Estas son algunas de las características que hay que tener en cuenta al momento de elegir por qué tipo de sociedad inclinarnos, ya que debo analizar a qué tipo de sociedad se ajusta más el negocio que quiero desarrollar y cómo lo quiero estructurar a nivel de socios, administración e inversionistas, permitiendo una mayor flexibilidad y adaptación a los requerimientos particulares del proyecto.

 

 

Comentanos Facebook
Share.

Leave A Reply