¿Cómo debe ser un líder en innovación?

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Un líder debe poseer características personales bien desarrolladas en ámbitos “blandos”, como la creatividad, el entusiasmo, la persistencia, la inspiración y la curiosidad son parte de las fortalezas que lo definen.

La habilidad de innovar es lo que hace que  una empresa crezca, se posicione y cuente con una ventaja competitiva sostenible, a diferencia de aquellas que se focalizan en mantener un status quo. Para que la empresa pueda desarrollar una cultura innovadora se deben generar las condiciones necesarias para conectar ideas con personas, fomentando estilos de liderazgo que permitan la transformación cultural de la organización.

Sin embargo, muchas organizaciones delegan la innovación en personas a las que se responsabiliza de los resultados generados por ella, pese a que no se les otorga la autoridad necesaria para asignar los recursos según sus criterios, ni tomar decisiones clave.

“Esta situación, es un ejemplo claro, y demasiado común, del cierto tipo de liderazgo que no logra empoderar a su equipo, pese a autodeclararse comprometido con la innovación. Simplemente delega esa responsabilidad en otros, en lugar de asumir un rol activo que colabore a fomentarla”, comenta Beatriz Hamilton, Director Técnico de TRANSFORME Consultores.

Para lograr que la innovación florezca en una organización, deben generarse conductas innovadoras y construir empresas ambidiestras. Sin un tipo de liderazgo que convierta este objetivo en una verdadera prioridad, y se implique en primera persona en las actividades necesarias para construir una cultura innovadora, es casi imposible que puedan convertirse las buenas intenciones en realidad. Por lo tanto, los líderes que deseen crear las circunstancias para sistematizar la innovación en su empresa, deberán ser los impulsores de esa transformación.

Un líder de innovación debe: “ser un comunicador y lograr mantener actualizado su entorno con las novedades del programa. Al mismo tiempo deben incentivar la participación en las diferentes actividades de innovación y dar a conocer los desafíos de innovación a toda la empresa de forma transversal.  Y finalmente deben canalizar las inquietudes de su equipo de trabajo en relación al programa de innovación” comenta Beatriz Hamilton.

Por otro lado, aseguran de la consultora, un líder de innovación debe ser un verdadero ejecutor de actividades para lograr incentivar la innovación al interior de la empresa a través, de  talleres de ideación, actividades internas y externas de innovación, aportar con contenido  y monitorear el estado de los procesos de ideación en sus entornos y tomar acciones.

Además, para un líder no es fácil defender estos cambios. “El status quo y la tradición tienen adeptos en todas las organizaciones. Por eso es fundamental que existan también líderes dispuestos a defender la innovación, y legitimarla  frente a sus colegas, frente a la propiedad de la empresa y al resto de la compañía”, agrega Hamilton.

Y, pese a que, aunque ciertos individuos no posean los conocimientos, habilidades o capacidades para ser Líderes de Innovación, éstas pueden ser desarrolladas por cualquier persona si es que cuenta con la disposición y una red de apoyo adecuada.

“Lo anterior implica que las empresas deben realizar esfuerzos por desarrollar Programas de Líderes de Innovación, que contemplen el desarrollo integral de las personas y su contribución al proceso de agregación de valor de la compañía”, finaliza la ejecutiva.

Fuente: Agencia

Share.