BLOCKCHAIN: MÁS ALLÁ DEL BITCOIN

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Desarrollada como parte del soporte de la criptomoneda, esta
tecnología, que asegura y verifica transacciones on-line, ha ido
aumentando su espectro de posibilidades en otras áreas.

Lanzada en 2009 por “Satoshi Nakamoto” –el pseudónimo que
eligieron el o los creadores–, el  bitcoin se ha convertido en la
moneda virtual más emblemática del mundo en los últimos años. Más
allá del impacto de las criptomonedas en la industria y el mercado
financiero, en general, esta divisa se ha convertido en el impulsor de
una serie de tecnologías que están promoviendo la innovación en otros
campos.

“El bitcoin es una moneda virtual, es decir, no existe físicamente,
por lo que utiliza protocolos y una red P2P (_Peer-to-Peer_) o entre
pares para realizar sus transacciones, funcionando directamente entre
los usuarios”, explica Pablo Dubois, gerente de Productos de Seguridad
de CenturyLink para América Latina.

El bitcoin, que ha sufrido una fuerte desvalorización y volatilidad en
los últimos meses, se perfila, sin embargo, como la criptomoneda de
mayor respaldo global, ya que cumple plenamente con su objetivo
funcional: evitar la mediación de bancos, empresas o entidades
reguladoras, potenciando el uso universal de este tipo de monedas y de
las bllleteras virtuales.  “En términos generales, el bitcoin, para
cumplir el objetivo de su creación, requiere de un máximo nivel de
seguridad para las transacciones, por lo que, entre otras tecnologías,
debe haber encriptación de alta confiabilidad y un registro fiable en
donde se validen las transacciones”, subraya el ejecutivo.

CADENAS DE BLOQUES

Dubois detalla que la tecnología central que opera en esta moneda
virtual es la que se conoce como blockchain o cadena de Bloques, que es
la que hace posible cumplir con las condiciones mencionadas. “Las
transacciones financieras requieren de un registro y validación, eso es
precisamente lo que resuelve blockchain, ya que permite que los usuarios
puedan contar con esta especie de ‘libro de contabilidad’ virtual,
en donde va quedando establecida cada operación”, asegura.

De esta manera, blockchain se convierte en una especie de base de datos
segura que permite que los registros (o bloques) de las transacciones se
realicen de forma confiable y que sean, a la vez, validados por otros
nodos (usuarios). “La forma de operar con este sistema consiste en que
cuando se realiza una transacción, como una transferencia de fondos de
moneda virtual, ésta en conjunto con otras transacciones realizadas en
ese momento, se presente al resto como un bloque para que los nodos
conectados puedan aprobarla y añadirla a la cadena dejando un registro
válido, indeleble y transparente de esta operación y las demás
registradas en el mismo bloque”.

Debido a sus cualidades en cuanto a seguridad y validación es que esta
tecnología se ha ido consolidando, en tanto permite una contabilidad
abierta, en donde todos los nodos son capaces de acceder a la misma
información y en el momento mismo en que se realiza una transacción.
“Las tecnologías asociadas a los blockchain no son del todo nuevas,
sí lo es su integración y  filosofía, por así decirlo, que permite
establecer transacciones confiables entre usuarios sin que haya un
tercero que tenga ese rol de garante de manera exclusiva, como ocurre en
el mundo financiero tradicional, debido a que cada operación va
quedando ahora registrada y ‘sellada’ inmediatamente en cada uno de
los nodos que compone la red, es decir, no puede ser alterada en forma
posterior, lo cual en el ámbito del dinero es un elemento
determinante”, comenta Dubois.

MÁS CONFIANZA, MÁS APLICACIONES

Sin embargo, blockchain podría tener muchas más aplicaciones que las
relacionadas estrictamente con las monedas virtuales o el FinTech
(empresas emergentes de finanzas basadas en tecnología), debido a que
en el contexto de la digitalización existe un natural aumento y
diversidad de las transacciones online, con sus consiguientes
requerimientos de seguridad, privacidad y validación.

Para Gartner, Blockchain es, junto con la Inteligencia Artificial, Big
Data y la Internet de las Cosas (IoT), una de las cuatro tecnologías
centrales que provocarán que este año se dé un aumento del 45% en el
gasto en TI a nivel mundial.

Dubois destaca iniciativas que buscan aprovechar el Blockchain y que
están abriendo las puertas para ampliar su radio de acción. “Esta
tecnología podría usarse para almacenar, registrar y verificar datos
de empresas y que se requiere consultar remotamente; para realizar
transacciones relacionadas con gestión de identidades; sistemas
automatizados de seguridad”.

Share.