Para ser exitoso es necesaria una mente fresca y sana

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

Alcanzar el éxito en cualquier negocio exige una mente saludable, especialmente a la hora de tomar decisiones importantes para y por nuestro negocio.

El éxito de nuestro negocio depende de variados factores, sin embargo, partir por aquellos que dependen únicamente de nosotros mismos, puede ser una de las claves para alcanzar el éxito.

Uno de ellos y quizás de suma importancia lo es tener una mente sana, fresca y entrenada para tomar siempre las mejores decisiones. Una mente saturada, sin energía no conduce a nada bueno.

Ante ello es que existen maneras fáciles, para crear el hábito de refrescar nuestra mente, el que nos dará la energía necesaria para ser más productivos y, así, evitar el estrés mental que conlleva dirigir un proyecto o un negocio.

Cuando tienes una tarea, trabajo o desarrollo, en el que debes pensar mucho para crear soluciones, siempre es mejor salir, darse una vuelta, dejar por un instante la mente en blanco. Con 5 a 10 minutos de desconexión, idealmente al aire libre, las soluciones saldrán solas.

Nunca dejes que el trabajo venga a ti. Tú trabaja antes por las tareas. Así, es menos probable de que se genere una cola de cosas por hacer, que luego puedan generar un estrés innecesario.

Trabajar físicamente es descansar mentalmente, por lo mismo busca un deporte que se acomode con tu rutina diaria. El deporte aumenta la potencia del cerebro, desde el aprendizaje a la memoria, la atención y la rapidez en la toma de decisiones o búsqueda de soluciones. El deporte incentiva la neurogénesis -formación de nuevas neuronas- y envía más oxígeno al cerebro, combustible irremplazable para su funcionamiento.

Distráete pero aprende a hacerlo intencionalmente. Si lo haces de forma involuntaria puedes cometer errores en tu trabajo, perder dinero e incluso lesionarte. Pero ¿que pasaría si te distraes intencionalmente? Sucede que te dispondrás a la distracción en momentos que no estés en riesgo de cometer un error. Entonces sé inteligente y distráete en los momentos que más te convengan a ti y a tu trabajo.

Por último, alimenta tu mente con cacao. Este superalimento optimiza las funciones cerebrales y, la forma perfecta de consumirlo, es comprando algún chocolate que contenga al menos un 85% de este ingrediente. Mientras trabajas, tu mente agradecerá el alimento que, además de regular las emociones, te dará un golpe energético físico y mental en el momento que lo necesites.

Share.