Brainstorming, una técnica colaborativa para buscar soluciones

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

La lluvia de ideas, también conocida como tormenta de ideas o brainstorming es una herramienta de trabajo grupal, que te ayudará en la búsqueda de soluciones o nuevos planteamientos en tu emprendimiento, además de incrementar el rendimiento creativo de tu equipo de trabajo.

El brainstorming es una gran forma de dar con muchas ideas, que no serías capaz de generar sentado en tu escritorio. Se trata de una técnica bastante antigua, pero muy utilizada en diversas empresas, con la finalidad de encontrar nuevas ideas o sugerencias sobre ciertos asuntos, aprovechando la capacidad creativa de tu equipo de trabajo.

Lo provechoso del brainstorming es que, luego de cada sesión, podrías dar con la solución definitiva a cualquier asunto, por más complicado que parezca.  Y es más. Te permite identificar a los portadores de las mejores propuestas, a los que podrás sacar provecho, a futuro, para otro tipo de decisiones.

La manera aconsejable de hacer un brainstorming es invitar a tu equipo de trabajo a un espacio relajado.

Previo a ello, para conducir el brainstorming debes estar preparado. No sólo para moderar la sesión, sino que también para replantear lo que los convoca, si la lluvia de ideas no llega a una solución concreta. Como moderador debe ser capaz de dar energía al grupo y adaptar el tema o realizar los cambios pertinentes, si el equipo se queda entrampado en alguna situación.

Asimismo debes contar con unas cuantas herramientas para hacer del brainstorming una sesión exitosa. Normalmente se utiliza una pizarra, en la que los participantes van pegando post-it con sus ideas o mejorando algunas ya instaladas, a modo de ir cruzando toda la información.

Mientras realizas un brainstorming, preocúpate de que todos los participantes se respeten en sus ideas. No se debe juzgar ningún planteamiento. Las mejores sesiones de brainstorming se dan cuando todo el grupo se siente cómodo y sin vergüenza a compartir sus ideas. Por lo mismo, es parte de tu trabajo, moderar de tal manera, que nadie quede sin participar.

Incluso una técnica utilizada para romper el hielo, previamente, es solicitar a tu grupo que comparta, primero que todo, malas ideas. Si nadie se anima, puedes partir tú con unas cuantas. Esto sin duda sacará más de alguna risa, para que tu equipo se relaje.

Luego, para incentivar, puedes pedir a tu equipo que escriba una idea y la intercambie con su compañero. Luego éste debe mejorarla para pegar su primer post-it en la pizarra.

El proceso de selección de ideas puedes realizarlo con tu propio equipo. Puedes elegir las mejores y buscar objetivos o mejoras a estas mismas sin desechar ninguna de las que no seleccionaste. A estas últimas puedes darle un espacio en tu lugar de trabajo y permitir que cualquiera de tu equipo pueda releerla a futuro y pegarle un post-it en cualquier momento del día.

Share.